Colombia un país para Invertir: De Francia a Colombia

Invertir en Colombia

Invertir en colombia 

A raíz de la mecánica de la globalización, invertir se ha convertido en una decisión inteligente.

Especialmente, para un país como el nuestro, lograr que empresas o personas del exterior se interesen en nuestra economía es todo un reto.

Aún con lo difícil que ha sido lograrlo, a causa de los estigmas históricos que tiene el país ante los ojos foráneos, es un hecho que la inversión extranjera se ha expandido exponencialmente.

¿Por qué Colombia? Porque actualmente, en el marco del posconflicto, ofrece un entorno legal y de negocios atractivo, con inclinaciones hacia la innovación, la interconexión mundial y la mano de obra calificada.

Lo anterior, se ve reflejado en los informes de la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio – Confecámaras. De acuerdo con un artículo publicado por Portafolio el año pasado, se ha presentado un aumento considerable en la creación de empresas que afecta positivamente y de forma transversal a casi todos los sectores de la economía.

Para Julián Domínguez Rivera, Presidente de Confecámaras, «esta dinámica es importante, pues las nuevas empresas inyectan a la economía colombiana nuevo conocimiento y tecnología, crean nuevos puestos de trabajo, estimulan la competencia y son fuente de riqueza y bienestar […]”.

En consecuencia con este panorama, en InterCol Trámites Internacionales, hemos tomado como uno de nuestros servicios bandera la constitución de empresas para quienes desean invertir en Colombia, un servicio que obedece a una apertura con tintes de libre comercio y competencia, y que favorece cada vez más a la dinámica empresarial y productiva, gracias a extranjeros de todo el mundo que desean invertir en el país y toman la determinación incluso de radicarse en Colombia.

De Francia a Colombia

En esta ocasión, queremos compartir con nuestros lectores, una experiencia muy significativa que inició para nosotros el pasado 9 de mayo de 2017 con un grupo de franceses.

Tuvimos el gusto de recibir en nuestras oficinas, a Pierre-Franck Le Roux Caubel junto con su hermana y el equipo de producción de la TF1 (Televisión Francesa). La idea de este encuentro era poder contarles todo el proceso de creación de empresa en Colombia (Constitución S.A.S), así como de la obtención de la Visa TP7 socio propietario. Una información de interés para ellos que estaban expectantes con la idea de radicarse en Colombia, y de poder compartirlo luego con otros connacionales que deseen invertir también en el país.

Conversando un poco más con Pierre, nos dimos cuenta de su gran interés por crear una pastelería francesa en Medellín y su proyecto «Pastelero en Colombia». Se trata de un interés que nació para él en el año 2013 y que lo llevó a vivir una experiencia quizá en principio difícil pero realmente provechosa:

Como mucha gente en Francia yo tenía una percepción negativa de Colombia. Este era para mí el país del peligro y de las drogas. Sin embargo, el encuentro con Claudia suscitó en mí la curiosidad por este territorio y unas ganas de dejar de lado la percepción estereotípica que transmiten los medios de comunicación franceses. En 2014 decidí viajar a Colombia para descubrir el país y ver con mis propios ojos sus realidades.

Y así fue, Pierre quiso experimentar, conocer y disfrutar lo que otros quizá no han dimensionado. Ahora somos unos convencidos de que nada pasa porque sí. Un grupo francés venía para convertir información en material publicable, y fuimos nosotros los que nos empapamos de una historia de la que tenemos la magnífica oportunidad de hacer parte.

Es bueno encontrar en el camino personas como Pierre, que nos hacen sentir que nuestro trabajo vale la pena. Que detrás del hecho de invertir en Colombia, está el riesgo de maravillarse cada día con sus paisajes, su gente, su cutura… y querer quedarse irremediablemente.

Hoy desde InterCol, estamos contribuyendo a convertir en realidad el sueño de Pierre: su pastelería en Medellín. Esperamos pronto poder deleitarnos con productos elaborados de mano de un francés enamorado de esta tierra paisa.